sábado, 26 de abril de 2008

La invasión de los Gridos

Podría usar este espacio de libre expresión aún no alcanzado por las restricciones gubernamentales (toco madera) para tratar algún tema serio como ser: la quema de pastizales, las retenciones a las exportaciones, la renuncia de Losteau o el inicio de Bailando por un Sueño n, pero me parece más propicio hablar de algo que me saca el sueño y creo yo tendría que ser de importancia, al menos municipal. El tópico en cuestión es lo que el título anuncia: cada vez hay más Gridos.

¿No me creen? Hagan este ejercicio:

1) Dejen todo lo que estén haciendo, y cuando digo todo es todo. Pongan la mene en blanco.
2) ¿Listo?, ahora visualizen las esquinas de la manzana en la que viven y de las 8 a su alrededor.
3) Luego descarten aquellas que sólo sean viviendas particulares.
4) De las que queden es muy probable que en una de las esquinas exista una hermosa heladería de tonalidades azules y que lleva por nombre Grido.

Pero atrás de la inocente fachada de la heladería se esconde una gravísima realidad. GRIDO (Grupo Revolucionario de Inteligencia para la Dominación) se formó en Córdoba hace unas décadas con el fin de reclutar inocentes personas que con la promesa de un trabajo digno (los heladeros) se unieran al grupo y pudieran ser utilizados como medio de propaganda de los ideales gridistas de dominación mundial. La venta de helados es un medio muy efectivo para atraer a todas las clases sociales hacia ellos sin despertar ninguna sospecha, porque a quién no le gusta tomarse un heladito de vez en cuando. Una vez dentro de los locales las personas son bombardeados con alegres frases de promoción, carteles con sabores, descuentos de precios, etc. que llevan escondidos mensajes subliminales.
A su vez la venta de helados produce la financiación del grupo de una manera legal y totalmente ajena a cualquier sospecha. Las ganancias obtenidas son invertidas en abrir nuevos locales y contratar más empleados y así difundir los mensajes hacia todas las personas circundantes al local.

Ya saben ahora, espero que este mensaje no llegue a oídos de ningún activista gridista porque soy boleta. Pero la próxima vez que les de ganas de comer un helado, yo que ustedes lo pienso dos veces.

1 comentario:

pontepreta dijo...

Mis humildes " congratuliation"... Siempre entreteniendo al lector "bloguero"

Primo pasate:

http://marcelofaure.wordpress.com/

Literatura paceña...

Besos