miércoles, 17 de septiembre de 2008

Guía para Cortar Parejas


Se trata de algo que, según pude ver, no se consigue fácilmente: una guía de pasos y consejos mediante los cuales un ser ajeno a alguna relación amorosa pueda interferir en dicha pareja y precipitar el fin de un noviazgo o semejante.
En dos palabras: mandar a cagar al novio de la mina que te gusta. O a la novia del tipo que te calienta.

Hago un par de aclaraciones, no menores. Uno: no está comprobado empíricamente, a falta de voluntarios y de ánimos de mi parte de sufrir agravios físicos (por parte del novio). Dos: tampoco es para abusar, de funcionar, no usarla más que en aquellos casos en que uno no soporte ver a su persona amada junto a otro/a. No da ir por la vida jodiendo a las parejas felices por el sólo hecho de ser infeliz uno mismo. Tres: valen todo tipo de sugerencias, modificaciones y aportes complementarios que se le puedan ocurrir. El tiempo nos juzgará.

Ahora sí, la Guía para Cortar Parejas:

Ante nada, el tercero (vos) tiene que adoptar una postura inocente y poco visible. Hágase el pelotudo. Escóndase atrás de los árboles, escuche atrás de las puertas y esa clase de cosas de espía.
Es importante, asimismo, tener una buena base de datos teóricos, esto es, información competente de la pareja a romper: pasado, conflictos, diferencias, lazos, puntos débiles. Una fuerte base teórica es imprescindible para un buen plan de acción.


Paso Primero: Creación de discordias


En esta etapa, el tercero debe tratar de insertar (como si fuera un accidente) la semilla de la discordia en la pareja. Es aquí cuando se hace necesario tener conocimiento de la historia de la relación. Ejemplo: Poner una foto de la ex del flaco en su mochila o nombrar al pasar (de ser posible mandar a que otro lo haga) a alguna de las infidelidades que puedan haberse sucedido en el pasado.
En realidad no importa que caso en particular elijamos, se trata sino de imponer en el seno de la pareja la cizaña, el conflicto, la mala onda. No es necesario crear un drama monumental, para eso vienen los pasos siguientes.

Precaución: Averiguar bien la posible reacción de la pareja ante las tácticas a utilizar. No conviene, por ejemplo, hablar de una infidelidad que haya tenido el novio si ésto posibilita una reacción de unión dentro de la pareja, por motivos particulares. Para brutos: no le nombres a cualquier trola a la novia en el caso de que esto tenga un efecto contrario al esperado: que le haga acordar las épocas duras y la una afectivamente más al novio.

Paso Segundo: Cascoteo del rancho

Esta etapa es simplemente la agravación de la primera. Se trata de tomar medidas más fuertes, de realmente poner piedras en el camino de la pareja, de tirarle chinches a las gomas del auto del amor. Ok, flashée.

¿Qué hacemos? Nos hacemos amigos del novio, o contratamos a un tipo para que se haga amigo y que lo emborrache y lo lleve de putas. Es sólo un ejemplo, señora, no se me escandalice. Le hacemos una cámara oculta a lo Graña con un travesti. Le enseñamos a la mina chistes feministas para que le cuente a su novio. Cosas jodidas, capaces de crear rencor y hacer volver fantasmas del pasado.

Precaución: No arriesgar demasiado su integridad física y psicológica. Por eso el uso de intermediarios: no le conviene ser usted el que esté con el celular filmando actos obscenos, a riesgo de que alguno de los protagonistas se percate de su presencia y no le agrade. Siempre hay gente que vende su voluntad de trabajo por el pago de alguna contraprestación; dale, buscá que hay gente para todo.

Paso Tercero: El Enroque

Es decir, cambiar una ficha por otra. Bah, si querés. Lo primordial es sacar la que está, después si se quiere y si se puede (ya vendrá la Guía para Unir Parejas, cuando aprenda cómo) usted podrá acercarse a el/la flamante soltero/a.
A esta altura, como mínimo tiene que haber un quilombo importante en la pareja, cuestión de que ambos de hayan planteado la separación y de que subsistan silencios incómodos entre ellos.

Aquí es momento de dar el golpe maestro. Aquí también, si tiene huevo, puede actuar usted.
Manténgase cerca, siga tirando piedras al rancho y cuando vea que se pudre todo, salte del árbol del que está colgado e interpóngase en el conflicto, como tropa de paz, como defensor de la paz, del amor. Flashée otra vez.
La cosa es que hay que estar listo para tomar una posición ventajosa luego del corte, del momento crucial. Ser el que tiene plata en el boliche la noche en que ella sale a ahogar sus penas y a desquitarse. Ser la chica fácil la noche que el... sale.

Precaución: Tenga cuidado, no se vaya a meter en el medio cuando se están reconciliando. Corre un riesgo de humillación bastante alto, el cual puede reforzar aún más la pareja y la posibilidad de que usted sea agredido.
Si va a pelear por el amor de su amada/o, tenga en cuenta una serie de factores físicos lógicos. No es mala idea aquí tampoco recurrir a una ayuda externas: algún ejército de patovicas ayudantes.


Bueno, esta es la guía. No creo que sirva, no creo que nadie crea que sirva. Pero tal vez sea el consuelo de algunos, quién sabe...

Hasta luego...

4 comentarios:

Laureano F. Gonzalez dijo...

Vos sabés que me gustó el tema. Tanto así que pido permiso, y disculpas de antemano, porque mi humilde aporte es extenso... solo en virtud del amor jajaja. No quisiera faltarle el respeto al honorable GM...

Tengo un tip que es importante, pero que es más para casos específicos... ponele que uno conoce a alguien que está en pareja, y, por esas cosas mágicas que tiene la vida (la mía por lo menos) te das cuenta de que esa persona (que llamaremos "A")es con quién querés pasar el resto de tu vida al lado... si se da esa extraña situación, lo mejor que puede hacer uno, es evitar que la pareja de "A" (que llamaremos "B") logre siquiera saber cuál de todas las caras en el mundo es la nuestra (en lo posible que ni siquiera sepa nuestro messenger)
Esto no es un mero capricho, es, si no, un elemento básico en el arte de la guerra: LA INFORMACIÓN ES PODER, así que mientras uno averigua, a través de "A" (o cualquier otra fuente que aporte las obcenidades más obcenas de "B") todos esos elementos, que muy bien supiste citar, para llevar a cabo el boicot, "B" comienza a tener delirios por la inminente amenaza de un enemigo que no puede ver, lo que en el mejor de los casos (para nosotros) lo lleva a imaginar lo peor, convirtiéndose así en un ser al cual los celos le han quitado toda cordura y tolerancia...
Como a veces la gente que se quiere necesita lastimarse, ante el primer conflicto en la pareja (que, gracias a tu receta, será culpa nuestra) "A" sabiendo del desprecio que "B" tiene para con nosotros, no va a dudar en caer en nuestros brazos de teleraña perniciosamente tejida, para causarle a "B" una herida semejante a la de un hachazo por el ogete (la traía bien, sin groserías jaja) HE AQUÍ NUESTRA CHANCE... a partir de ahí vas sólo/a. Después de tanto frotarte las manos a la espera de ese momento, no vas a dormir jaja...
Último concejo: cuando "A" busque hablar de "B", cambiá de tema...

Espero haber ayudado a la causa...
gracias por el espacio jeje...

Staff de Bla Bla Bla dijo...

Para cortar una relación,nada más fácil que hacer lo que hizo Conchita Barreda...

Lesttto!

Higleppi Plind dijo...

Bueno, como ya son 2 comentario, "respondo":

Laureano: Se agradece su algebráico aporte al post, el tema es que entre tantos A y B, yo siempre fuí un J. Una duda a su teoría: ¿Si uno de los implicados es mudo, es H?. Saludos.

Bla Bla: Veo que tiene un complejo con Barreda. Le recomiendo se trate a la brevedad y ante todo reaccione pacíficamente a cualquier agravio recibido. Saludos y gracias.

Higleppi

El Piñatero dijo...

jaja esta bueno. Los aves de rapiña siempre estan a la orden del dia. Me pregunto si es "AUTOBIOGRAFICO" o un articulo "periodistico" jaja

Aguante graña (?¿)

Te sumo a mis blogs favoritos, por fin uno interesante.
tengo un Blog de Humor Tambien

http://sinpinata.blogspot.com