miércoles, 7 de febrero de 2007

Para leer y disfrutar...

Acá les dejo un cuento que escribí hace un tiempo....



En la selva del Amazonas

El barco navegaba tranquilamente hacia el puerto. Nosotros, sobre la cubierta, contemplábamos impacientes la gente que caminaba sobre el muelle. Es que por fin estábamos llegando a la bella ciudad de Manaos, una ciudad industrial del noroeste brasilero. Esta ciudad tiene una particularidad que la hace única: está construida en el medio de la selva del Amazonas.

Habíamos ido allí para aprender más sobre la cultura Banibas, indígenas que junto a los Barés, Passés y Manaós habían habitado la zona durante siglos. Luego del desembarco nos dirigimos a un negocio de alquiler de vehículos con la intención de rentar un jeep, porque según nos había dicho nuestro guía Gilberto, la zona era bastante pantanosa y difícil de circular. La pequeña aldea aborigen se encontraba a más o menos 10 Km.. de la ciudad. Sin embargo debido a lo dificultoso y serpenteado del camino tardamos más de una hora en llegar al lugar.

En medio de la espesura de la selva, alcanzamos a avistar las chozas. Cuando estábamos cerca dos individuos altos, morenos, de pelo enrulado cortito como los africanos se nos acercaron al vehículo. Nuestro guía que hablaba en la lengua Mbangâ, les dijo que éramos dos arquitectos que veníamos para aprender de ellos, que queríamos pasar algunos días en su tribu para ver como vivían. Contestaron que el jefe Dtíaga sería quién decidiría si nos podíamos quedar o no. Fuimos llevados con el líder de inmediato, y luego de darles las mismas

explicaciones que a los guardias, éste consultó con el que parecía ser el más anciano de la tribu. Nos dieron su aprobación y dejaron una choza a nuestra disposición.

Tremenda sorpresa nos llevamos al día siguiente cuando, al amanecer, se escuchó como si alguien estuviera bailando y cantando. Nos asomamos a la puerta de la choza que gentilmente nos habían cedido para que descansemos y pudimos observar a toda la tribu danzando en largas filas y cantando alrededor de una pira adornada con iperângas, una pequeña flor celeste parecida a la enamorada del sol.

Esta ceremonia se realiza cada 40 años según el calendario indígena, que se rige por el sol y la luna -en el calendario gregoriano equivale a 6 meses- para rendir culto a Adão, el dios de la fertilidad.

Arman una pira y colocan encima una corona de iperângas, luego se realiza la danza ritual y el cántico sagrado de los banibas. Luego se hace arder las flores que en la creencia indígena significa abundancia. Nosotros tuvimos la suerte de estar en el momento preciso para observar la ceremonia. Incluso por ser invitados especiales, el anciano de la tribu nos invitó a nosotros a prender el fuego que haría arder la pira. Fue algo magnifico pero las manos nos quedaron coloradas de tanto frotar los palitos, claro ellos no tienen encendedores.

Al día siguiente se sale a cazar puesto que se supone que Adão proveerá suficiente comida. Los banibas cazan con lanzas hechas de las ramas de los árboles y con redes tejidas con las fibras de algunas plantas de la selva. Entre los animales de la zona estaban

una especie de yacarés, aves parecidas a las palomas y unos roedores que nos dijeron que se llamaban nenguè.

El tiempo que pasamos con ellos fue grandioso, aprendimos mucho de sus cultura. Por ejemplo toman una infusión de iperânga muy parecida al mate tereré del Paraguay y el norte argentino.

Nosotros como arquitectos que somos notamos un gran desarrollo en la construcción de las chozas, muy proporcionadas. Además los caminos estaban diagramados para tener una comunicación muy fluida entre los integrantes de la tribu.

Volvimos muy reconfortados del viaje a nuestra querida Paraná donde ahora tomamos la infusión de iperângas que aprendimos a preparar mientras caminamos por la nueva costanera de la ciudad.

1 comentario:

Philipp dijo...

El cuento tiene una idea básica orientada hacia el descubrimiento de nuevas culturas, formas de vida y bla bla bla, pero en mi opinión, habría que destacar la nitidez con la que describe la bebida del lugar.
Señores, yo, Philipp, me hago cargo de decir que el Sr. Seis Dedos es un borracho empedernido, porque podría haber elegido cualquier cosa: un árbol, comida, o hasta una aborígen mujer, pero el eligio que sea esa infusión extraña, que aunque no lo diga, sé que lleva alcohol.
Es lamentable que el señor elija esa manera de mostrarnos su ser.

Je, igualmente muy bien escrito y mis disculpas si mi comentario no cumple con lo que quise para él.