jueves, 19 de abril de 2012

Gato por Liebre

En algún momento del siglo III a.C., el astrónomo griego Aristarco de Samos trazó las bases de lo que luego se conocería como “Teoría Heliocéntrica”, completada y perfeccionada por Nicolás Copérnico y Galileo Galilei, entre otros. Según los postulados de Aristarco, el centro del universo –conocido- estaba ubicado en el Sol y no en la Tierra, siendo esta última la que se movía alrededor del primero, a la par de otros planetas cercanos. Las ideas del astrónomo griego no tardaron en ser tildadas de absurdas por buena parte de la opinión pública helena, fuertemente arraigada al geocentrismo. Casi dos milenios después de que Aristarco fuera el hazmerreír de la comunidad astronómica, la teoría construida sobre sus premisas reinaba –casi- sin oposición en el ámbito científico –y aún hoy lo hace.

Muchas -y muy diversas- son las creencias que cotidianamente afirmamos sin el más mínimo cuestionamiento. Que así es la vida, que qué le vamos a hacer; que vivimos en democracia porque el pueblo elige; que está pesado y se viene la lluvia; que si el agua se hierve se le va todo el oxígeno; que Jesús murió por nosotros, que las brujas no existen pero que las hay, las hay... Lo que tienen en común todas estas ideas es que son fáciles de creer. Fáciles en tanto adherir a ellas no proporciona mayor riesgo de entrar en conflicto, de ser rechazado o desacreditado. Esto es así porque, de la misma manera en que nosotros respaldamos –tácitamente- estas afirmaciones, buena parte de la sociedad también lo hace. Y es mucho más amigable decir cualquier cosa cuando tenemos la certeza de que todos asentirán calladamente.

La imagen que se encuentra al pie de este párrafo puede ser reconocida fácilmente por gran parte de la raza humana. En ella se retrata a Goofy (o Tribilín), personaje animado de los estudios Walt Disney. La identidad de Goofy, compañero de aventuras del ratón Mickey, será nuestro objeto de observación y análisis en los próximos renglones.



Según la opinión mayoritaria, Goofy es un perro. Si nos tomáramos el trabajo de realizar una encuesta en la vía pública, en la que se pregunte a los peatones qué tipo de animal creen que es Goofy, el grueso de las personas –sin contar a quienes nos insulten o se rían de nosotros- afirmará que se trata de un canino animado. Como los discursos dominantes ejercen presión sobre las opiniones, obligando a callar o a modificar su postura a quienes originalmente no adhieran a la actitud hegemónica(1), los que no estén seguros de que Tribilín sea de hecho un perro o teman decir algo factible de ser condenado, responderán, sin embargo, como el resto de los transeúntes. Con todo, aún en los más amplios consensos, existen voces disonantes que, por locura o rebeldía, no temen contradecir los argumentos que la sociedad plantea como indiscutibles. Somos pocos, pero valientes, quienes gritamos a los cuatro vientos que Goofy no es un perro, es una vaca. O un toro. O mejor, un vaco.

Antes de plantear los motivos que nos permiten sostener esta novedosa teoría, es necesario hacer ciertas aclaraciones y concesiones. En primer lugar, los rasgos faciales de la caricatura son fuertemente caninos: el hocico, la nariz negra sobresaliente y las orejas largas se corresponden con la iconicidad de un perro de porte mediano, como el Cocker Spaniel. Por otra parte, tenemos bien en claro que, al tratarse de una serie animada, los personajes no deben adaptarse necesariamente a categorías –o en este caso “especies”- existentes, o al menos no tienen por qué respetar cada una de las cualidades que las definen en el mundo real.

No pueden dejar de observarse, no obstante, ciertas anomalías en la teoría de la caninidad de Tribilín. Y se trata de excepciones lo suficientemente capaces de poner en jaque a la opinión dominante.

La objeción más divulgada, acaso por su obviedad, es que Goofy posee facultades y rasgos no-propios de un perro. En efecto, el personaje camina en dos patas, habla, no tiene cola, usa prendas de vestir y sus extremidades son de una morfología casi humana. Claro, este embate puede resistirse haciendo valer la segunda de las aclaraciones anteriormente mencionadas. La segunda anomalía, empero, complica aún más el panorama.

En las clásicas aventuras de Mickey Mouse no suelen repetirse animales de la misma especie y del mismo sexo. Así, tenemos a Mickey y a Minnie –dos ratones-, a Donald y a Daisie –dos patos-, etc. Es cierto que posteriormente al éxito inicial de la serie animada, se agregaron personajes de las mismas características, pero con el fin único de rivalizar o complejizar a los ya existentes –se crearon a los sobrinos patos de Donald, a los hijos de Goofy, a los enemigos ratones de Mickey-. Lo problemático es el hecho de que, en el mundo de Disney, ya existe un perro, Pluto, quien sí cuenta con todos los rasgos y características caninas de las que carece Tribilín. La contraposición entre el perro estándar de la serie –Pluto- y Goofy, no hace más que poner en relieve la fragilidad de la concepción hegemónica ya citada.

Y si Goofy no es un perro –se preguntarán ahora- ¿qué mierda es? Una última observación puede aclararnos esta cuestión. Como verán en la imagen ubicada bajo este párrafo, Goofy, al igual que sus amigos Mickey y Donald, sentía atracción por el sexo opuesto y, en ocasiones, se lo veía en pareja. Quien lo acompaña en el dibujo es nada menos que Clarabelle, su amante declarada en un puñado de capítulos(2). Clara, por un lado, es indiscutiblemente una vaca: tiene cuernos, orejas y anchos orificios nasales. Por otro lado, como Goofy, anda en dos patas, habla, canta, baila y se viste. Y como Disney era un buen republicano, no creemos factible que haya querido alentar las relaciones interespecie –probablemente se opuso incluso a las interétnicas-.

Lo dicho alcanza y sobra para negar la condición sabuesa de Tribilín. Además, sirve para empezar a pensarlo como a un vacuno macho: completa la pareja-tipo-disney con Clarabelle. El problema es que Goofy no es lo suficiente malo para ser considerado un toro, de hecho los toros graficados en la serie animada respetan los cánones de la zoología. Por esto, en principio, podemos decir sin miedo a ser tachados de dementes, que Goofy es un vaco, un toro metrosexual o una vaca lesbiana-activa. En todo caso, tendremos que esperar a que don Walt despierte de su sueño helado para aclarárnoslo.

Más de dos mil años tuvieron que transcurrir para que la hipótesis –procesada- de Aristarco de Samos fuera adoptada por la sociedad y su sentido común. Esperemos que no pase lo mismo con Goofy y su bovinidad latente.

(1) En este artículo los términos “dominante” y “hegemónico” se utilizan como intercambiables. Lo cierto es que no se trata de sinónimos, ya que lo hegemónico es algo reforzadamente dominante. Pero a los fines de este post, sirve.
(2) Hay quienes dicen que Clarabelle aparece en alguna ocasión emparejada con otro personaje –un toro-, por lo que interpretamos que la relación con Goofy no prosperó.

5 comentarios:

elJotapé dijo...

1- la intro (?)
2- es un perro, no jodás
3- en mi casa le dicen "dippy" ( es porque son adultos mayores)
4-venía expresamente a comentar que el día que me di cuenta que clarabelle era una vaca fue el día que decreté el fin de mi niñez (bueno, ser vejado por storni supongo que también influyó)
5-recién caigo que si salió con una vaca debería ser un"toro" (aunque ya hay un toro, como bien aclaras). Y también recién me pongo a pensar que para perro ya está pluto.

me siento mal ahora. no sé que carajo es. Si aporta algo a la discusión tengo un amigo que habla igual a goofy, en una de esas nos puede develar algo.

Higleppi Plind dijo...

Todo dato o testimonio aporta. Es esto o trabajar.

Higleppi Plind dijo...

Acabo de caer con lo de Storni. Me cagué de risa.

Fran Vanrell dijo...

Una fuente que prefiere mantenerse en el anonimato, me comentó que hay evidencias que permiten sospechar que el personaje de Goofy y su indefinición de especie (vaca o perro o...) fue un intento conjunto de la Disney y la Oficina de genética avanzada de la Universidad de Michigan por generar una conciencia de normalidad frente a las mutaciones genéticas debido a una serie de estudios que estaban realizando. Disney se ofreció a implantar en la mente de los jóvenes la idea de que los perros, eventualmente, podrían cruzarse con las vacas. A cambio de eso, el departamento de criogenización de la U de Michigan los congelaba gratis al tío Walt y a directivos de la Disney.

Higleppi Plind dijo...

Me interesa la info, me parece totalmente factible que estos inescrupulosos científicos lleguen a la mente de los niños a través de retorcidos dibujos animados. De otra forma no me explico la existencia de "Catdog".