jueves, 23 de julio de 2009

Brainstorming

¿Alguna vez escucharon hablar del brainstorming, 'tormenta de ideas'? Seguro, y si no lo hicieron entren a la wikipedia que ahí seguro les dicen qué es. Bueno la idea, bah... idea, queda un poco grande esta palabra, pero igual dejemoslá para que parezca más pensado todo lo que sigue... decía que la idea es que esta vez no va a haber un filtro entre mi cabeza y mis dedos (que son quienes se encargan de que todo esto que ustedes leen se vea en la pantalla). Las cosas van a ir saliendo como trompada, como sopapo de loco, como escupida de músico y advierto desde ya a todo impresionable abstenerse de continuar con la lectura. Perdonen las desprolijidades, los errores de sintaxis, los errores ortográficos y las metáforas de bajo calibre, pero como dije no voy a corregir lo que escriba.

Hay una serie de cuestiones que me vienen aquejando desde hace un tiempo, no es que no me permitan dormir, más bien son las que me hacen conciliar el sueño sabiendo que no estoy tan loco después de todo (eso creo). La primera es más bien una reflexión poco profunda, banal, sinsentido y totalmente innecesaria, igual quiero dejar constancia en este mismo acto que toda crítica por el lado de lo cualitativo en este texto será ignorada. A los bifes sin más rodeos: hay una pregunta que me hago muy seguido y es esta: ¿Quién decide? ¿Quién dice qué es lo que está bien y qué lo que está mal? ¿a quién le cabe semejante responsabilidad?. Algunos dirán: —Pero eso es muy simple, el que decide es Dios. Lamento no estar de acuerdo con ellos, pero la sola idea de Dios da para una larga y acalorada discusión sobre qué o quién (carajo) es Dios e incluso a esa respuesta me surge otra pregunta, ¿cuál Dios?, porque si es el cristiano, entonces todos aquellos que siguen otras religiones están condenados a obrar mal, a ser pecadores y lo mismo podrían pensar los budistas del resto, o los hindúes, o los mormones, o los judíos. Así que volvemos al principio, ¿quién decide cuál es la religión verdadera?. Por mi parte me quedo con los griegos que tenían una raza de dioses de lo más piola y si se quiere muy humanos: chupaban, tenían orgías, se la pasaban buscando cómo divertirse, si les caías mal te convertían en un árbol petrificado y si te querían te ayudaban en lo que vos necesitabas. Eran caprichosos, celosos, embaucadores, traidores, egoístas, narcisistas, todo igual que cualquier pichi que camina en dos patas y se cree la cima de la evolución. Eso sí, eran inmortales, algo que da para una nueva discusión y todavía más larga y poco productiva porque al fin y al cabo (y hasta que alguien, por ejemplo Víctor Sueiro , compruebe lo contrario) no creo que tengamos escapatoria de la muerte. Habrán otros que aseguraran que cada cual es quién decide en base a la moral y la ética, pero si eso fuera cierto viviríamos en una insostenible anarquía en dónde todos estarían en desacuerdo con todos y las luchas por imponer las ideas podrían llevar a extremos sangrientos, más sangrientos que los que tenemos ahora en dónde algunos se creen los dueños de la verdad e invaden países a su antojo, deciden quiénes se salvan y quiénes no. Palo y a la bolsa.

Otro tema, y acá vuelvo a decir que los impresionables se abstengan y los susceptibles hagan la vista gorda. Y advierto que mi intención es generar un cierto rechazo a la idea, porque una total aceptación comprobaría que yo estoy totalmente errado.
Estoy harto de la falsa defensa de causas a las que alguien no pertenece, sea lo que se les ocurra, cualquier causa en que alguien esté en el papel de la víctima y otros estén en el papel de los victimarios. Pero hay una particularmente que me tiene un poco cansado y realmente creo que tengo el derecho a expresarme en contra sin necesidad de ser tildado de querer justificar a aquellos que cometieron los crímenes, porque esa no es la idea. Y esta causa es la causa indigena.
Hay, por así decirlo, en estos tiempos un resurgimiento de los movimientos indigenas o aborigenes o indios o de los pueblos originarios (no pretendo resolver el nombre que debe dársele). Digamos que todos estos nombres ahcen referencia a los habitantes del continente americano antes de la llegada de los conquistadores europeos y a los descendientes de aquellos que aun forman parte del pueblo americano y de sus naciones. Este auge de la lucha por un reconocimiento de sus valores, costumbres, creencias, en fin su cultura me parece sumamente legítimo. Pero creo que se ha generado una especie de propaganda (en su sentido de promoción ideológica y política) del ser aborigen y de la causa aborigen incluso por aquellos que no lo son. Y valga una aclaracion: Yo soy (si mis antepasados no mintieron respecto a a la paternidad de sus hijos) descendiente 100% de europeos, inmigrantes de finales del Siglo XIX y principios del XX. Italianos, españoles, alemanes, suizos, todos ellos son mis ancestros, 3 o 4 generaciones hacia atrás. Reconozco que los indigenas fueron masacrados, esclavizados, denigrados, sometidos y no sólo hace 500 años sino quizás ayer o la semana pasada, pero (si está comiendo algo, por favor no se indigeste) el trato recibido no tiene que ser excusa para dejar de reconocer que el dominio territorial y de poder cambió de manos e incluso evolucionó (ahora también meten la mano algunos países del propio continente). ¿O acaso entonces no sería justo que todos aquellos pueblos que en algún momento fueron conquistados y sobre cuyos terrritorios y culturas se forjaron nuevos pueblos, reclamen que se les devuelva su autonomía, su soberanía y su poder? Eso sería impracticable, las culturas han evolucionado y no podemos seguir pensando en el pasado toda la vida. Y recuerdo otra vez que no estoy reivindicando ningun trato en pos de conquistar un territorio, pero no hace falta irse atrás en el tiempo para ver ese tipo de situaciones. Pero no puedo ser tan necio de seguir reclamando por algo que se perdió para siempre y sobre lo que fue fundado algo nuevo. Porque yo no me siento un usurpador de nada, cuando nací este era un país libre y soberano (super defectuoso sí) en el cual se reconocía las libertades en las creencias y culturas. Somos todos iguales, cada uno con lo suyo, que debe ser reconocido y respetado pero no intentado de sopreponer uno sobre el otro ni siquiera en un pequeño aspecto. Por eso cada vez que escucho a algún descendiente de europeos como yo plegandose al reclamo de los pueblos originario, sólo escucho a un hipócrita luchando por una causa que no le pertenece, porque una cosa es luchar por algo solidarizandose por el prójimo pero otra cosa es victimizarse cuando no se lo es. Cuidado con el uso de los plurales inclusivos. A veces no corresponden.

Esto va para largo y ya no creo que nadie siga leyendo así que termino antes de conseguir un problema en el dedo meñique.

4 comentarios:

Laureano F. Gonzalez dijo...

Oh oh oh... hoy tengo ganas de molestar...

¿Quién decide a quién le cabe luchar por tal o cuál causa?

Vos sabés que se me rompió el scanner si no te facilitaría un dibujo que hice de Dios... te recomiendo hacer uno... es muy terapéutico para curar la cordura.

Me parece que hoy lo ví a Higleppi por la costanera no estoy seguro...

Doctor seisdedos dijo...

Laureano: El comienzo de tu comentario parece el corito de una canción de Palito Ortega al estilo:
La felicidad ah, ah, ah, ah
me la dio tu amor oh, oh, oh, oh

o el personaje de Capusotto al que se le había pegado el corito de los recitales (eso es más probable conociéndote).

Seguro que yo no decido, por eso soy un pobre inútil que escribe en un blog de mala muerte sin ningún tipo de repercusión. Hasta si Silvia Suller dijera lo que yo pienso tendría más prensa y se pasarían dos semanas discutiendo el tema en lo de Rial y todos esos programas parásitos.

Yo a Dios lo haría obeso, con problemas de reuma y con esquizofrenia o bipolar.

Es posible que lo hayas visto, mi amigo Higleppi es activista pro-costanera (odia a Flechabus).

Saludos...

Higleppi Plind dijo...

En efecto, estaba reclamando ante el aumento del precio de los viajes de egresados, aunque en realidad llevaba un mensaje subliminal que decía "La imaginación al poder" (con lo cual nosotros quedaríamos totalmente excluídos de éste).

saludos

niko dijo...

esta re bueno, quien decide, en lo simpson, en un capitulo q viajan a china esta la representacion del saber (chamuyo, no se como se llama la cosa esa con 6/8 brazos, y busque en google "cosa con 6 manos" y creo q no aprecio el nombre) de igual manera esta bueno el tema de ¿quien decide? yo creo en el dios sol, por mas q la ciencia me diga q es "inerte" me cago en la ciencia, y me cago en dios tambien... de igual manera lo q decide, ¿bob sponja no entra en la lista? digo, es amarillo y esponjoso, ¿no puede decidir? y con respecto al otro tema, nosotros nos tendriamos que dejar de joder con las malvinas en ese caso, los tiempos cambian, perdimos la gerra (gracias general videla, por mandar pibes de mi edad a una guerra contra la mejor flota de barcos de la epoca, la verdad se lo agradezco mucho, mandar pibes que nunca en su vida habian agarrado ni una teta, algunos si, con armas) bueno, me fui de tema y no creo poder volver a retormarlo, porque me olvide de que estaba hablando, sea lo q sea, ya di mi opinion, y estoy en a favor, aguante obama!! saludos..

hace mucho que no lo veo doctor seis dedos. ¿Va a ir a la fiesta de disfraces? mañana si me acuerdo lo llamo a su casa. saludos